De la incertidumbre de hoy, a las tendencias del mañana (II)

El futuro es infinito y podemos imaginarnos como será sin límites, hasta aburrirnos. En el post anterior, hablamos largo y tendido sobre las tendencias que vienen y en esta ocasión, queremos seguir hablándoos de este tema. Fue un ejercicio muy bonito imaginar el futuro con los compañeros/as de C4E y ahora, queremos compartirlo con todas/os vosotros. ¿Preparados/as para dejar a un lado la incertidumbre actual y viajar a las infinitas opciones del futuro?

Directamente al colectivo consumidor

Si crees que el proceso normal es el de ir de la tienda física a la online, ya puedes ir cambiando tu esquema, ya que es cada vez más habitual hacer el recorrido contrario y utilizar fórmulas que se alejan del comercio tradicional. La tendencia es impactar directamente al colectivo consumidor, sin intermediación alguna. El nombre de este fenómeno es DTC (Direct To Consumer) y las marcas tradicionales también están yendo, poco a poco, hacia esta fórmula.

El DTC añade mucho valor a la relación con la/el cliente, estando esto último por encima del beneficio económico. Con esto vemos claramente que las marcas deben ofrecer algo más al colectivo consumidor si quiere conseguir fidelizarlo. Tiene que hablar con él de forma directa, honesta y transparente.

Otro claro ejemplo es el del sector de la alimentación. Ante la imposibilidad de que las/os clientes acudieran a los habituales espacios de consumo, se han desarrollado formas de llevar el producto directamente a sus domicilios. Y no solo eso, acciones que normalmente se realizaban de forma presencial, se han llevado a formatos online: catas, cursos de cocina…

  El oscuro mundo de Canon y las luces de la C200

Comprar lo que vemos

Estamos ante el próximo paso de la venta online: poder comprar lo que vemos en series, películas o programas de televisión desde nuestro sofá. Esta opción es posible gracias al crecimiento de dos tendencias: la popularidad de las plataformas de streaming por un lado y la evolución del e-commerce por otro. Esta tendencia es muy joven de momento pero parece venir con fuerza y su desarrollo se espera muy rápido.

Entre la app y la web

Cada vez más marcas están acercando las versiones mobile de sus páginas web a la imagen y semejanza de una app. En esta fórmula se combinan sin duda las ventajas de la versión web y la aplicación. Cargas más rápidas, opción de navegar offline…el PWA (Progressive Web App) mejora la experiencia de usuario sin perder la imagen y sensación de una página web.

Lo que el colectivo consumidor tiene que decir tiene un impacto cada vez mayor en los mercados. Las marcas quieren estar cerca, tener contacto directo y facilitar la relación, en medida de lo posible. Parece imprescindible conseguir el equilibrio entre el propósito de una marca y los objetivos de venta y la coherencia y la transparencia cobran especial importancia. No tenemos una bola de cristal para saber qué se cumplirá de todo esto pero, de momento, hemos guardado todo para compartirlo con todas/os nuestros compañeros de viaje. ¡Veremos qué viene!