El mejor máster posible

Eider Ballina/

Han pasado ya unos años desde que hice mi primera aparición en Arteman para realizar unas prácticas de mi grado de Comunicación Audiovisual. Desde luego fue una experiencia muy enriquecedora, y después de aquella decidí realizar unas cuantas estancias más hasta terminar el grado. Siguiendo un proceso natural, hoy en día me he convertido en trabajadora de Arteman, y en estas, me ha llegado el momento de escribir mi primer artículo para nuestro blog.

Una vez terminado mi grado, tuve la oportunidad de realizar el documental del 50 aniversario de la Ikastola Loramendi junto a Arteman, y una vez terminado este pase a formar parte del grupo de trabajo de Arteman, hace aproximadamente ocho meses.

Una vez dado el salto al mundo profesional, soy consciente de las opciones que ofrece el mercado de la comunicación, a la vez que las necesidades comunicativas de las empresas están aumentando. Parece ser que una vez superado el periodo de crisis las empresas están optando por fortalecer su imagen, la comunicación interna o la atención al cliente.

En Arteman somos testigos de todo ello Trabajamos sobre todo para empresas y asociaciones, y observamos que cada cliente quiere reflejar en el mercado sus valores y sentimientos. De esta forma he aprendido a analizar cada caso con la mirada que le corresponde, dándome cuenta de que aún me queda mucho por aprender, por lo que intento evolucionar mis capacidades para ser capaz de dar a cada vídeo el punto de vista correspondiente.

  Hemos cumplido 15 años y queremos celebrarlo con todos y todas vosotras

Claramente, el salto desde el mundo estudiantil al profesional es muy grande, pero yo he tenido la fortuna de hacerlo de forma natural. Una vez terminado mi grado, la gente de mi alrededor me aconsejaba continuar estudiando, ¿pero acaso existe algún máster mejor que este? Día a día estoy aprendiendo tanto en el apartado técnico como en el personal, ¿y no es este el reto de los procesos laborales?

Preocupaciones, ilusión, carga de trabajo… ¡y muchas veces quebraderos de cabeza! Al final, esa es la vida misma, aprender cada día de los errores de una misma y mejorar para afrontar el día a día.